Los controles vehiculares y patrullajes se desarrollarán de manera estricta y exhaustiva, buscando sacar de circulación a todos aquellos que transgredan las normas establecidas por el aislamiento obligatorio. Las reuniones familiares están permitidas, siempre que no supere el número de 10 participantes, lo que no significa que podrán organizarse fiestas clandestinas.